Loading...

Los enemigos del Mentoring en tu empresa

  • Compromiso, venciendo los enemigos del mentoring

¿Qué son los enemigos del mentoring?

Al iniciar un proceso de mentoring la mayoría de los participantes te dirán estar entusiasmados. Posteriormente, y sin ser pesimista, aparecerán los temidos “enemigos” del proceso:

El tiempo: Todos estamos muy ocupados, nuestros mayor tesoro es el tiempo, y lo repartimos mayoritariamente en “emergencias” que llamamos prioridades. Hasta que el “sistema” colapsa y se nos hace inevitable “reiniciar” el proceso.

No quiero cambiar: Es natural para cualquiera de nosotros sentir miedo ante los cambios. Es por ello que preferimos anclarnos en el “Statu quo” mientras todo avanza, y eso solo servirá para quedarnos atrás. D

Todo funciona bien: Que las cosas “anden” no significa que lo hagan de manera óptima.

¿Se apagó el “amor”? ¿Cuál enemigo menguó el entusiasmo en tu empresa?

Todas las excusas arriba mencionadas muy seguramente te ocurrirán. Iniciaste tu programa de mentoring y pasado un tiempo los participantes comienzan a dejar de lado las actividades relativas al mentoring. Y lo cierto es que todos estamos muy ocupados hoy día. Por lo cual, tú y tu equipo no estarán muy alejados de esta realidad. Nos acostumbramos a otorgar prioridad a lo que más nos hace “ruido”. Y el mentoring seguro no está allí.

En conclusión:

El “enemigo” principal de tu proceso de mentoring es la falta de compromiso y motivación de los participantes“.

Entonces, ¿cómo vencemos a los “enemigos” del mentoring?

El mentoring es definitivamente, una excelente y rentable estrategia de retención y desarrollo del talento interno de la empresa. En consecuencia, el proceso de mentoring debe estar bien diseñado, previo a su implementación para poder aprovechar todo su potencial estratégico.

¿Qué debemos tomar en cuenta?

Diseñar el proceso requiere atención en cinco fases claves:

La fase de evaluación y planificación, dónde se vincule el proceso con los objetivos de la organización.

Promocionar el mentoring de manera que se conozca a todo nivel dentro de la empresa.

Preparar de forma adecuada a quienes participen del proceso, incluyendo tanto mentores como mentorizados.

Estructurar un sistema de apoyo y seguimiento que permita mantener la motivación de todos los participantes.

Medición de los resultados, de manera de ir monitoreando el progreso con respecto a los objetivos planteados.

Cada una de estas fases incidirá en los resultados finales. No dedicar el tiempo necesario conllevará a un desenlace lejos de los esperado.

Un programa de mentoring puede llevarse unos 12 meses, y durante ese tiempo es claramente inevitable la aparición de interrupciones bien sea por viajes de trabajo, vacaciones, o proyectos nuevos.

Por esa razón, sea hace imprescindible que en la etapa de planificación, se diseñen y estructuren bien las fases de preparación y apoyo.

¿Por qué estas dos fases son importantes para vencer los enemigos del mentoring?

En la fase de preparación, tanto los mentores como los mentorizados deben capacitarse para gestionar una nueva relación, roles y responsabilidades que les permitan obtener resultados. Sin lugar a dudas, en cualquier momento pueden surgir conflictos, y a menos que los participantes tengan las habilidades para resolverlo, la relación no progresará. Definitivamente, este es un punto álgido de cualquier proceso de mentoring. A menos que hayan aprendido el valor del conflicto y la creatividad que este puede desencadenar, si no tienen la madurez y la experiencia para usarlo de manera constructiva, la motivación se desploma y no podrán superar la tormenta.

Además, deberán comprender y asumir el compromiso y la disciplina necesarios para sacar el máximo provecho del proceso de mentoring. Por lo que necesitarán tener muy claros cuáles son los objetivos del programa.

Por otro lado, estructurar la fase de apoyo te permitirá elegir mejor las herramientas que utilizarás para que cada participante mantenga el proceso dentro de su lista de prioridades. Esto puede marcar la diferencia entre el éxito o el fracaso de tu proceso de mentoring. Es decir, es en esta fase dónde se debe trabajar insistentemente en la motivación de cada participante, tanto mentores como mentorizados.

Algunas herramientas

Foro de debate: donde los participantes interactúen, hagan preguntas, y obtengan feedback. Incluso les permitirá compartir con otros su propia experiencia.

Boletines/ tips: Otra herramienta efectiva que pueden ser enviados vía mail. Tenga claro los temas que van a abordar, el día y la periodicidad de su publicación, y algún tipo “call to action” que sirva para medir la participación de los involucrados, y que tanto están comprometidos con el proceso.

Face to face”: Agendar cada cierto tiempo reuniones cara-a-cara y así tener un feedback directo de los participantes.

Como bien dice Ann Rolfe:

Un programa de mentoring fallido es peor que no tener ningún programa”.

La mala planificación resultará en un personal desencantado y, por tanto, sin compromiso alguno con el proceso. Lo que trae como consecuencia, una pérdida de confianza en la gerencia. Es por ello que insistimos en que si estas pensando en aplicar un proceso de mentoring exitoso en tu empresa, debes invertir tiempo en la planificación adecuada, la promoción, la preparación de los participantes, el apoyo y su evaluación.

¿Está tu empresa preparada para iniciar un proceso de mentoring?

Podrás saberlo haciendo click en el siguiente link donde podrás realizar nuestro …

¿Te gusta nuestro contenido?

No te los pierdas, apúntate con nosotros. Es tu decisión!!

Subscribirme

Suscríbete a nuestra newsletter y recibirás nuestros artículos semanalmente

Y… por último y no menos importante … Me encantaría saber que opinas de este post: Dime, ¿Estás realmente preparado para los próximos desafíos?  ¿Qué te ha parecido el post?

¿Sabía que en Mentor&Talent hemos desarrollado un software que te ayuda a gestionar tus programas de mentoring en tu empresa?

Solicita tu DEMO gratis

 

 

2017-05-25T00:14:08+00:00 18 mayo 2017|0 Comments